En diálogo con el Dr. Jorge Lorenzo, especializado en Infectología

En el marco de la Emergencia Sanitaria Nacional, Lorenzo explica qué medidas adoptar para hacerle frente al virus:

Hace más de un siglo, desde la epidemia de la llamada Gripe Española, la humanidad no se enfrenta a una pandemia tan letal como la que estamos atravesando por COVID-19. Al no haber una vacuna eficaz para prevenirla, ni tratamientos adecuados para combatirla, son importantes las medidas de prevención para la enfermedad. Es nuestro propósito brindarles pautas a los socios para evitar contraer la enfermedad.

¿Qué características tiene el COVID-19?

Se trata de una afección respiratoria que varía en su presentación, desde casos asintomáticos o leves a formas graves y mortales. Éstas últimas se representan con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años con enfermedades prexistentes como Diabetes, Hipertensión y EPOC.

¿Cómo se transmite?

Como toda enfermedad respiratoria, se transmite a través de las gotas expedidas por un afectado al toser o estornudar. Pero este virus que se contagia más fácilmente que la gripe, también lo hace mediante las microgotas que se producen al hablar, entonces no debemos esperar que sólo pueda contagiar quien tiene tos o resfrío. Sino también pacientes sin síntomas que lo transmiten al conversar con nosotros a poca distancia.

El segundo mecanismo, es mediante nuestras propias manos. Las cuales, luego de tocar a una persona, un objeto o una superficie con secreciones respiratorias con el virus las metemos en la boca, las fosas nasales o los ojos. Lo mismo sucede al compartir vasos, bombillas y cigarrillos.

¿Qué medidas se deben tomar para prevenir la enfermedad?

El aislamiento social, la mayor parte de la humanidad se encuentra en diversas maneras de cuarentena. Lo que se recomienda es permanecer en lo posible en el domicilio, saliendo solamente a hacer las compras imprescindibles o si debe trabajar.

Es importante que los mayores de 65 años no salgan de sus casas, es necesario que personas de esa edad les hagan compras y trámites. Lo mismo se recomienda para pacientes con cardiopatías respiratorias, inmunodeprimidos y diabéticos.

El distanciamiento por la transmisión respiratoria que mencionamos, se debe guardar distancia mayor a un metro y medio con respecto a otras personas. Así mismo, se debe evitar tocar o besar a otras personas.

Es importante usar tapabocas para salir a la calle y sobre todo si se va a concurrir a lugares cerrados, o si no se va a poder mantener la distancia de un metro y medio de otras personas. El principal motivo para esta recomendación es evitar que las personas contaminen no solo si están enfermas, con tos o secreciones nasales. Sino que lo hagan al hablar si son portadores sanos del virus.

 

Existen dos grupos principales de tapabocas:

1) Aquellos usados por médicos y personal de la salud, con mayor o menor capacidad de filtración de partículas virales, se descartan luego de cinco horas aproximadamente de uso por perder la afectividad al humedecerse. Si bien serían los ideales para ser usados, no alcanzan para toda la población y deben ser reservados para los trabajadores de la salud.

2) Se recomienda para la población en general, los tapabocas de tela, que pueden ser reutilizados. Porque después de cinco horas de uso se pueden lavar. No ofrecen una protección tan buena como los anteriores, pero protegen a los demás de nuestras secreciones respiratorias. Por lo tanto si son usados por todos sin excepción, va a disminuir mucho la transmisión del virus.

Lo más importante es darse anualmente la vacuna antigripal, que cubre la mayoría de los Influenza virus.

¿Cuál es la prevención que debe adoptar la población de riesgo?

Deben vacunarse principalmente los grupos que enfrentan un mayor riesgo de infecciones gripales severas, como ser: mayores de 65 años, niños a partir de los seis meses. Pacientes obesos, diabéticos, cardiópatas, asmáticos, inmunodeprimidos y EPOC. También deberían vacunarse el personal de salud. Agregaría también, en éste grupo a los maestros u otras profesiones que estén en contacto con niños. Estoy convencido que la mayor cantidad de personas fuera de estos grupos, debería vacunarse para evitar propagar el virus a los grupos de riesgo.

 ¿Cómo se deben usar?

Hay que saber utilizarlos, deben colocarse después de haberse lavado las manos o después de haberse colocado Alcohol Gel. No se debe tocar la parte de adelante por la posibilidad de tener virus o bacterias adheridos debido al tiempo de uso y por último se retira sin tocar precisamente esa parte.

Otras recomendaciones

Se deben lavar las manos de manera frecuente con agua y jabón durante más de 20 segundos o al colocarse Alcohol Gel.

Antes de comer o beber o tocarnos la cara, debemos hacer una buena higiene de manos.

En lo posible, no es conveniente usar anillos durante la pandemia. Porque el virus puede quedar en ellos aún con el lavado de manos, salvo que se desinfecten.

Se aconseja desinfectar de manera frecuente superficies en las cueles el virus pueda vivir durante días, como pestillos, llaves, anillos, otras superficies metálicas, mesas, celulares, teclados de computadoras, bolsas y portafolios. Las superficies metálicas pueden ser desinfectadas con productos que contengan Hipoclorito de Sodio, o diluir el Hipoclorito en el agua al 10%, o con Alcohol al 70%.No se recomienda el uso de Alcohol rectificado común al 95%, porque no es tan efectivo. Es importante desinfectar portafolios, carteras, bolsos de supermercado con alcohol al 70%.

En cuento a la ropa y los zapatos, si bien no se ha demostrado que, sean una fuente de transmisión del virus. Algunas personas que prefieren lavar la ropa cuando vuelven de la calle. Esto no sería necesario si la persona no trabaja en la salud, o si no estuvo con un afectado por COVID-19. Es recomendable sacarse los zapatos antes de entrar al domicilio.